La Estadística y la toma de decisiones.

La interpretación de las decisiones gerenciales bajo incertidumbre y, en general, de las distintas ciencias, dependen en gran parte de los métodos estadísticos. Por ello, es fundamental que los gerentes se familiaricen con los razonamientos estadísticos como una herramienta más de marketing, de diferenciación respecto de la competencia. La calidad en los productos y servicios emplea la estadística para mejorar y optimizar los procesos de producción y, de esta manera, ahorrar tiempo y dinero.


La estadística ayuda a corroborar hipótesis proporcionando un soporte matemático a las observaciones realizadas. Es una ciencia probabilística, por lo que no hay lugar para las afirmaciones categóricas o negaciones rotundas, que siempre deben estar enmarcadas en un nivel de significación o dentro de un margen de error.
 
La estadística ayuda a tomar decisiones económicas bajo incertidumbre, a predecir con eficacia pautas de comportamiento de las variables, en definitiva, a crear modelos sobre los que basar dichas decisiones. Los modelos estadísticos se emplean actualmente en varios campos de negocio y de la ciencia, permiten predecir o identificar los factores más influyentes, además de estudiar el impacto sobre las variables dependientes para cualquier cambio en sus valores actuales.

A diferencia del modelo determinista, en los procesos de toma de decisiones bajo incertidumbre, las variables son más numerosas y más difíciles de medir y controlar, por lo que las nuevas tecnologías resultan hoy día imprescindibles para encontrar un modelo que responda a nuestras necesidades como gerentes. En este sentido, la utilidad de la estadística de negocio puede reflejarse en numerosos campos y aplicaciones:

- Empleo de técnicas de muestreo aleatorio en el ámbito de la auditoría.
- Aseguramiento de la calidad de los productos, gracias al empleo de técnicas estadísticas de control de la calidad.
- Empleo de métodos de regresión y correlación para entender las relaciones entre variables y predecir comportamientos.
- Utilización de pruebas de significancia para aceptar o rechazar una hipótesis.
- Empleo de técnicas estadísticas para la predicción, por ejemplo, en el ámbito de las ventas.

En definitiva, se trata de utilizar la estadística como una herramienta diferenciadora respecto de la competencia para aproximarse a la solución que satisfaga las necesidades de empresa, y así crear una oportunidad de negocio que nos permita posicionarnos en el mercado de manera estratégica.

La Estadística para la toma de decisiones puede dividirse en:

Estadística Descriptiva. Aquella que describe las características de una serie de datos pertenecientes a una población o a una muestra (recogida, descripción, análisis y sumatorio de datos).

Estadística Inferencial. Dado el desconocimiento de la población, en la práctica, el profesional buscará hacer inferencias para la toma de decisiones, es decir, predicciones sobre ciertas características de la población, basándose en la información contenida en una muestra al azar1 (o aleatoria) de la población entera. La estadística inferencial puede utilizarse para explicar un fenómeno o para comprobar la validez de una proposición. En el primer caso, se denomina análisis exploratorio de datos y, en el segundo, análisis confirmatorio de datos.
La Estadística Descriptiva es la base de la Estadística Inferencial.
Tambien debemos responder a las siguientes interrogantes, necesarios para la toma de decisiones. 
  1. Selección y determinación de la muestra.
  2. Obtención de los datos.
  3. Clasificación y organización de los datos.
  4. Análisis descriptivo de los datos.
  5. Representación gráfica de los datos.
 Con esto tendramos un mejor conocimiento y visión sobre el tema a decidir.
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSEJO COMUNAL: El Plan Comunitario de Desarrollo Integral (PDIC)

Curiosidades del número 23