La lectura, La escritura y las nuevas tecnologías como factores de exclusión escolar


La lectura, La escritura y las nuevas tecnologías como factores de exclusión escolar, en un entorno tan cambiante, donde nuestros niños, niñas, adolescente, son el centro de atracción; donde la educación con eje fundamental de transformación social, económico, político, cultural, tecnológico, pienso que muchos de nuestros docentes, maestros, educadores, facilitadores y a todos quienes han decidido hacer de la docencia una forma de transformar al mundo, de construir un mundo mejor, y que, además, aman lo que hacen.




       Hoy quiero traerles parte de la Conferencia plenaria dictada en las Primeras Jornadas Internacionales de Reflexión sobre la Tarea Educativa. La Educación en el Siglo XXI: Los Desafíos ante los Procesos de Marginalización y Exclusión Social. Fundación Ceferino Namuncurá, Puerto Madryn, Chubut, Argentina, octubre 2004. Por el Prof. Oscar Alberto Morales del Departamento de Investigación de la Facultad de Odontología de la Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela.

       El presente documento sintetiza algunos de los planteamientos presentados en una conferencia plenaria dictada en las Primeras Jornadas Internacionales de Reflexión sobre la Tarea Educativa. La Educación en el Siglo XXI: Los Desafíos ante los Procesos de Marginalización y Exclusión Social. Tiene como propósito alertar sobre los mecanismos de exclusión que imperan en el sistema educativo, reproducidos mediante la enseñanza de la lectura, la escritura y el uso de las nuevas tecnologías. Consecuentemente, presenta algunas propuestas para transformar esta realidad desde la escuela que tenemos, con los recursos de que disponemos. Se concluye resaltando la necesidad de mejorar la formación de quienes intervienen en el proceso educativo.

PROPUESTAS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE LA ESCUELA EN UN LUGAR DE INCLUSIÓN ESCOLAR
  1. La lengua debe ser un recurso del cual el alumnado se habrá de servir para situarse en el contexto social y adquirir conocimientos que le permitan vivir más conscientemente en el mundo.
  2. La práctica escolar debe partir de los intereses y necesidades de los estudiantes.
  3. Se debe, en esencia, practicar el postulado de coherencia: que nuestro discurso, los principios que prescribimos estén subyacentes a nuestra práctica.
  4. Enmarcado dentro de un proceso educativo constructivo, democrático e integral, la evaluación es un proceso permanente, continuo, formativo, llevado a cabo por todos los sujetos que interactúan en el proceso de ínter aprendizaje, que consiste en describir, conocer, analizar, interpretar y reflexionar sobre dicho proceso, los logros y dificultades .
  5. La educación tiene que favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos raciales o religiosos... (Declaración Universal de los Derechos del Hombre –UNESCO).
  6. El arte de la educación es como el de la medicina: un arte que no puede practicarse sin unos dones especiales, pero que suponen unos conocimientos exactos y experimentales relativos a los seres humanos sobre los cuales se ejerce.
  7. la escuela debe hacer posible que quienes no tienen un libro en casa (y que probablemente jamás lo tendrán) tengan muchos en la escuela. La escuela debe enseñarles a usar diccionarios, enciclopedias (textos a los que nunca tendrán, probablemente, acceso)
  8. Coherentemente, las bibliotecas escolares tienen lo que nadie quiere, lo que no se lee, lo que no se vende. Esto es totalmente contradictorio con la naturaleza de la biblioteca, pues por lo general se considera como verdaderos tesoros. ¿quién sería capaz de comprar e incorporar a su biblioteca libros que no les gusta, que no deseen leer?
  9. Las normativas educativas, tanto internas como externas, generan obstáculos a la alfabetización y el desarrollo de la lectura y la escritura y las nuevas tecnologías, por lo que debe procurarse, en el seno de las comisiones que se encargan de elaborarlos, incorporar como entes activos a todos los involucrados en el proceso de ínter aprendizaje.
  10. Las nuevas tecnologías tienen un gran impacto en la sociedad y, por lo tanto, en la escuela. Las computadoras afectan los modos de leer y escribir y las condiciones de trabajo en el mercado laboral. Esto lo saben los niños y niñas; pero en muchas ocasiones los/las docentes lo desconocen, lo ignoran o lo niegan.
  11. La familia no puede estar al margen de lo que ocurre en la escuela. No se puede desaprovechar el potencial educativo de sus miembros, aun cuando no estén alfabetizados. Además, se puede mantener una relación de formación dialéctica entre la escuela y la familia: recíprocamente se pueden fortalecer la formación.
  12. Las empresas editoriales responsables del diseño, edición y reproducción de los textos escolares, con su afán de grandes ganancias, producen materiales que contradicen los supuestos teóricos que sustentan la adquisición, aprendizaje y desarrollo e la lengua escrita. Es así que en una misma exposición, se le puede ofrecer a los docentes bibliohemerografía especializada en el área de la lectura y la escritura, como F. Smith, E. Ferreiro, K. Goodman, D. Graves, entre otros sugieren, junto con las cartillas, los cuadernos de caligrafía que estos mismos autores proscriben, critican. Podemos, de alguna manera, impedir la proliferación de silabarios y textos carentes de sentido, fragmentados, que niegan la función social de la lengua escrita, no prescribiéndolos ni siquiera sugiriéndolos al estudiantado. En cambio, podemos promover la producción de una literatura de alto nivel para la escuela.
  13. La enseñanza de la lectura y la escritura, en consecuencia, debe estar orientada por los siguientes criterios: Intereses y necesidades de los estudiantes, vocación formativa, significativa, funcional, real, auténtica, constructiva y democrática. Además, deben prevalecer los derechos de escritores, escritoras, lectores y lectoras.
  14. Igualmente, en la visión constructivista, lo que interesa es la lógica del error. Se debe determinar y explotar las posibilidades de aprendizaje tanto para el estudiante como para el docente que surge con el error. El error representa, por lo general, una interpretación más que le desconocimiento o la falta de comprensión.
        Para finalizar La lectura, la escritura y las nuevas tecnologías son instrumentos insustituibles para el desarrollo del pensamiento, la conciencia social y el crecimiento personal. Se deben abordar, sin embargo, desde los intereses y necesidades de los estudiantes, considerando sus potencialidades y debilidades. Siempre se aprende a partir de lo que se sabe, del “capital cultural” del aprendiz, construido, por supuesto, social, cultual e históricamente en su comunidad. Si se ignora dicho capital, es probable que no se logren los cambios deseados.

      Leer y escribir suponen procesos similares independientemente del formato en el que se presente el texto: hay una actividad similar de parte del lector/a, los conocimientos previos juegan un papel fundamental, se activan estrategias de lectura similares. Es decir, las nuevas tecnologías pueden fortalecer la competencia de lectura y escritura de textos, como unidad de significación, sin importar el empaquetamiento.

       Cabe entonces la pregunta, ¿podemos cambiar? ¿Vale la pena hacer algo por unos pocos, sabiendo que otros miles no tendrán nuca la oportunidad de una buena educación? La respuesta la podemos hallar en la siguiente narración de Antonio Pérez Esclarín:

EL HOMBRE QUE DEVOLVIA LAS ESTRELLAS AL OCEANO

Bajo los zarpazos  de una tormenta  formidable  el océano  se agigantó y durante toda la noche
estuvo estrellando su furia contra la playa. Olas de más de cuatro metros arrojaron sus entrañas
de caracolas, peces, algas y mil otros elementos.
Cuando  al  amanecer se  calmó la  tormenta,  la playa estaba totalmente cubierta de mar, que
palpitaban levemente a la luz tibia de la mañana. Una caminante madrugadora empezó a
devolverlas al océano en una empresa que, de ante mano, parecía condenada al fracaso dada la
enorme cantidad de estrellas en la arena.
-Buenos días, señora –le dijo un turista que la miraba con asombro-. ¿Puede usted decirme qué
es lo que está haciendo?
-Devuelvo estas estrellas de mar al océano. Si no las devuelvo pronto, morirán por la falta de
oxígeno.
-¿Pero no le parece inútil y descabellado su esfuerzo?
Hay millones de ellas y es imposible de agarrarlas a todas.
Además, posiblemente haya cientos de playas cubiertas también de estrellas de mar que
irremediablemente van a morir. ¿No se da cuenta de que no cambia nada?
La mujer sonrió dulcemente, se agachó, agarró otra estrella de mar y antes de arrojarla al agua
dijo:
-¡Para esta si cambió algo!

Cada vez que nos hagamos esa pregunta, pensemos que nuestros estudiantes, niños, niñas, jóvenes y adultos a quienes les estamos dando la educación de calidad que se merece son estrellas de mar para quienes sí cambia algo la vida. 

                                      

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSEJO COMUNAL: El Plan Comunitario de Desarrollo Integral (PDIC)

Curiosidades del número 23